Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

¿Obama? ¿Romney? Conclusión:

Tercera razón: Política extranjera. En el tercer debate, que se concentro en este tema, Obama domino y fue sorprendente ver la pasividad de Romney. Obviamente fue una actuación planeada, ya quería aplacar los miedos de los moderados, que no quieren meter a EEUU en otra guerra en el Medio Oriente. En el debate, ante una audiencia nacional, Romney manejo estos temas con mucha cordura y busco tranquilizar a los votantes centristas que van a decidir la elección. Fue un Romney muy distinto al que le hablaba hace dos meses a la audiencia republicana, cuando adoptaba una postura belicosa que justificaba cualquier ataque preventivo. En este debate, Romney estuvo de acuerdo con la mayoría de lo que hizo Obama. Los televidentes en otras partes del mundo, seguramente estaban sorprendidos porque los dos candidatos, un negro y un mormón, pasaron buena parte de la discusión expresando su amor y apoyo incondicional a Israel, e ignorando a cada uno de los otros países y regiones. En América Latina se preguntarían si es que los candidatos saben que hay tierras habitadas al sur de la frontera, porque la región simplemente no existió en el debate. Es que la realidad política de EEUU obliga a cualquier candidato a hablar de una relación carnal con Israel, ya que no hacerlo seria otra manera forma de cometer suicidio político. La comunidad judía, comparada con todas las otras, es pequeña en numero pero altamente exitosa y muy unida en su accionar. El lobby israelí en EEUU moviliza mas fondos e influencia en los medios y opinión publica que ningún otro; y es mas poderoso que el de todos los otros países combinados.

Entre los Republicanos, hay muchos que creen que una postura de fortaleza e intimidación es requerida en este mundo complejo donde algunos países, como Irán,  tienen líderes con sus facultades intelectuales comprometidas por su fe ciega. Pero esa postura belicosa es un arma de doble filo. Por empezar, EEUU es el único gran poder del mundo, con un presupuesto militar mayor al de los próximos diez países combinados, por lo que la retorica es de poca relevancia en la practica. Segundo, esa postura puede ser contraproducente. George W. Bush la adopto, y aparte de entrar en dos guerras de larga duración, también antagonizo a casi todo el mundo, y esto ayudo a muchos personajes de izquierda en muchas latitudes a subir al poder. En América Latina, Chávez, Kirchner, Correa, Morales y Ortega, entre otros, se beneficiaron y afianzaron su poder  criticando y enfrentándose a Bush. Obama, al contrario, no les da pólvora a ese grupo de mentirosos, ya que su política ha buscado reducir la animosidad hacia EEUU y reconstruir alianzas. A mi juicio, esta postura tiene mas sentido común, y es más eficiente en el tipo de conflictos que tenemos y tendremos en este siglo veintiuno, donde se enfrentan ideologías, y no grandes ejércitos. En estos conflictos, las conexiones y el acceso a la información son más importantes que las maquinarias bélicas.  Mi voto en este tema: Obama

Cuarto razón: Salud/Obamacare. Para empezar, aclaremos algo: El sistema de salud en EEUU es deficiente y caro. En el 2010 había casi 50 millones de personas sin seguro de salud, incluyendo casi el 10% de todos los niños del país. Si alguien sin seguro necesita ver a un medico o ir a un hospital, las facturas que recibirá serán onerosas. Es común que una persona sin seguro entre a un hospital con algún problema, y dos días después lo manden a la casa con una deuda de varios miles de dólares, que probablemente no pagara, y luego le complicara su historial crediticio. Esto es inaceptable, y una reforma profunda  es necesaria. Los Republicanos odian la idea de que el gobierno tome las riendas de la salud pública, por miedo a que lo manejen aun peor que la industria privada. Los gobiernos, con frecuencia, son ineficientes y corruptos, aunque muchos países, por ejemplo Canadá, Japón, Corea del Sur, y la mayoría de los países de Europa occidental tienen sistemas de salud publica, que comparados con el de EEUU son mas eficientes y efectivos.

Costos en salud relativo al PBI

Costos en salud relativo al PBI

A mi juicio, el debate es erróneo. No importa que sector (el del gobierno o el privado) maneje el sistema, ya que el problema real no es el administrador, si no los costos. En EEUU, la mayoría de los estudiantes universitarios  hacen carreras de cuatro años, pero hay solo dos carreras que otorgan un titulo “profesional” y que requieren entre nueve y doce años de estudios y preparación antes de poder ejercer abiertamente: Abogacía y Medicina. Se imagina que después de estudiar tanto y gastar tantos dólares en obtener esos títulos, los graduados tienen ganas y necesidad de ganar bastante. Seguramente ya sabe que los médicos aquí ganan muy bien, pero si vive en otro país y no entiende que tienen que ver los abogados con los costos del cuidado medico en EEUU, debe familiarizarse con la palabra “malpractice”, o negligencia profesional, ya que aquí es algo serio. Es raro encontrar a un medico que no haya sido demandado, por mas cuidadoso y preparado que sea en su profesión. Si abre las paginas amarillas, o ve televisión durante el día, los anuncios mas repetidos y prominentes, son los de los abogados buscando alguna victima para representar. Es un sistema que da vergüenza y multiplica los costos, ya que los médicos gastan decenas de miles de dólares en seguros anuales, y además ordenan muchos más exámenes y diagnósticos, “por las dudas” ya que lo ultimo que quieren es equivocarse. Por estas razones, la salud cuesta por persona,  el doble o el triple más en EEUU, que en cualquier otro país desarrollado. Si no hay cambios profundos, en una generación mas, el sistema va a quebrar al país. El sistema, antes de Obamacare nunca pudo controlar los costos de salud. En 1960 representaban el 5% del PBI, mientras que en el 2010, el 18%, algo ridículo comparado con lo que gastan otros países desarrollados con poblaciones mas saludables que la nuestra. Entonces sabemos que el sector privado no puede controlar los gastos, pero la pregunta es: ¿Puede hacerlo el gobierno? No tengo idea. Hasta ahora no lo hizo, y sabiendo que los Demócratas nunca se han preocupado mucho por reducir los gastos; y que el lobby de los abogados demandantes contribuye a la mayoría de los Demócratas, me cuesta creer que lo vayan a lograr. Saquemos la calculadora en cuatro años y vemos. Mi voto en este tema: Neutral.     

Conclusión: Creo que cualquiera de los dos esta calificado para ser Presidente. Creo que, al margen de la  retorica que tuvo que presentar para lograr la aceptación de su partido, en el fondo Romney es un político analítico y moderado, y que pudiera manejar bien al país. Sorprendentemente, no va a tener posibilidad de hacerlo. Nunca anteriormente un presidente que haya sufrido una recesión económica tan fuerte como la que tuvo Obama fue re-electo. Esta era una elección que el candidato republicano debería haber ganado con claridad, pero a mi juicio, la va a perder con claridad. Y no es por culpa de Romney. El partido republicano ha caído bajo la influencia de los grupos extremos, como los neo-conservadores que manejaron la política extranjera durante los ocho años de G.W.Bush; Grover Norquist, que maneja a dedo a los congresistas y senadores Republicanos, y grupos religiosos que buscan influenciar la agenda social. Durante la convención republicana, por más esfuerzo que hicieron de mostrar en cámara cada dos minutos a los muy pocos negros, hispanos y asiáticos presentes, las vistas panoramicas del grupo mostraban a una gran mayoría de gente blanca y vieja. La propuesta demócrata, progresiva en el ámbito social y en el tributario; y moderada en la política extranjera, atrae a la mayoría de jóvenes, las minorías raciales, las mujeres y los inmigrantes. Estos son cuatro bloques que los Republicanos han perdido, y no volverán a ganar el voto a Presidente hasta que los vuelvan a encontrar.

Aumento en la deuda nacional

Pero si bien los Demócratas ganaran la presidencia y mayoría en el Senado, los Republicanos dominaran la Cámara y bloquearan todas las iniciativas de Obama para forzarlo a negociar, como lo vienen haciendo desde el 2010. No se queje por esto, la falta de consenso obliga al compromiso y evita posturas extremas. Lo más importante para rescatar y recordar es lo siguiente: En EEUU, las elecciones en realidad ya no las ganan los candidatos, las gana el dinero. Los costos de una campaña, incluyendo las del Congreso, son tan altos, que nadie puede lanzarse sin comprometerse moralmente e ideologicamente. Todos los participantes tuvieron que conseguir el visto bueno de los lideres del partido, ademas de pedir y colectar cantidades exorbitantes de dinero. Si son elegidos, tienen deudas con su partido y su lista de contribuyentes mayores, que seguirán pidiendo y consiguiendo obediencia y favores. Lo siento, ni yo, ni usted ni el 90+% de la población estamos en la lista, no espere ninguna ayuda. Mientras tanto el país, manejado por los “lobbists” de K Street, continuara endeudándose. Conténtese con votar y sentir que hizo una diferencia, pero que el sentimiento le alcance. Eduardo Brandt    

 

Anuncios

noviembre 2012 Posted by | EEUU, La vida en EEUU | Deja un comentario