Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

De vuelta los banqueros

En el último artículo intenté explicar las diferencias entre las filosofías económicas de Keynes y de la “Escuela Austríaca” de Hayek, aclarando que prácticamente todos los gobiernos siguen las ideas de Keynes. Hoy hubo una confirmación de esta realidad cuando el clan de los banqueros centrales mas importantes del mundo anunció una acción coordinada para inyectar mas liquidez en el sistema financiero, facilitando el acceso de los bancos a dólares a través de unas líneas de cambio que se activaran para rescatar a cualquier sector que lo necesite. Estará activo, en principio, hasta Febrero del 2013. El Fed de Bernanke fue el director de orquesta del plan y los beneficiarios principales son los bancos.

Desde principios del 2008, los gobiernos y bancos centrales del primer mundo están metidos en esta guerra contra el desmoronamiento del sistema, que se originó cuando las dudas de los inversionistas fueron apagando la confianza, muchas veces exagerada, que habían tenido por mas de dos décadas.

La política de todos estos gobiernos, de solventar la crisis actual, sin detenerse a analizar consecuencias futuras, se describe muy bien en inglés con la frase “Not under my watch”, es decir, “No ahora que yo estoy a cargo”. Después; que explote el mundo. El mensaje es claro, las monedas se están diluyendo con el objetivo de re-inflar los activos, que incluyen las acciones, los bienes raíces y todos los bienes tangibles, incluyendo los metales preciosos. Los especuladores en EEUU contentos por la ayudita, subieron el Dow casi 500 puntos, total para ellos, el largo plazo no existe, pueden entrar ahora y salir en 15 minutos.

El problema con este tipo de intervenciones es el mismo de siempre: Tenemos una crisis global por exceso de deudas acumuladas, y la solución que se implementa es la de agrandar la deuda.

Por los próximos años veremos una enorme volatilidad en los mercados, burbujas en sectores que seguramente van a ir rotando; y claros ganadores y perdedores. 

¿Quienes van a ganar? La misma minoría de siempre que entiende estas reglas de juego y mueve las fichas correctas con apuestas a corto plazo con dinero propio y/o ajeno.

¿Quienes van a perder? Todos los demás, en particular las clases media y bajas que no poseen ni conocimiento, ni activos que floten con la marea inflacionaria, y van a pagar precios mas altos en todo lo que necesiten. También los ahorristas que ven su poder adquisitivo cada vez mas disminuido, y las rentas de sus ahorros ridículamente bajas. Y por último la juventud, que tendrá que manejar presupuestos futuros cada vez mas descontrolados.

El mundo moderno ha potenciado una falencia humana que existió a través de toda su historia, “el cortoplazismo”.  Parece que en este ambiente de comida rápida, comunicación instantánea y satisfacción inmediata, pensar en el futuro es  simplemente una idea anticuada.

Tómese un vaso de vino y no se quede pensando demasiado; la enorme volatilidad asegurará que  las noticias financieras van a ser muy entretenidas. Eduardo Brandt 

Anuncios

noviembre 2011 Posted by | ECONOMÍA, EEUU, Finanzas | 1 comentario

Keynes vs. Hayek

Los dos economistas predominantes del Siglo 20, el inglés John Maynard Keynes y el austríaco Friedrich August von Hayek; fueron propulsores de filosofías económicas opuestas, y además eran personas muy diferentes.

Ellos fueron contenporaneos, se conocieron y debatieron ideas ya que Hayek vivió en Inglaterra y pasó la mayor parte de su vida económica en la famosa London School of Economics.

En terminos simples, Keynes propuso que para limitar o evitar los golpes económicos y las recesiones, los gobiernos deben intervenir para incentivar el consumo y el gasto privado y publico; aún si no tiene el dinero para hacerlo. En ese caso debe pedir prestado y gastarlo.

Independientemente de donde se encuentre leyendo este articulo, le garantizo que su gobierno es “Keynesiano”. Los países de occidente han tenido políticos que son electos por las promesas de intervenir para traer soluciones o distribuir las riquezas, o sea gobiernos que han operado casi exclusivamente bajo los preceptos de Keynes. Todos los presidentes recientes en EEUU han propulsado ese modelo, incluyendo a Ronald Reagan y George W. Bush, que retóricamente hablaban de la necesidad de limitar el accionar del gobierno, pero en la práctica presidieron al país durante períodos de gran expansión de la deuda pública, en parte propulsada por un enorme aumento en el gasto militar. Y por supuesto Obama, quien ha presidido en la mayor expansión del gasto público en la historia, es keynesiano, al igual que Ben Bernake, Chairman del Fed.

Keynes tomó reconocimiento en parte porque fue unas de las pocas voces en Inglaterra que se pronunció en contra de las penalidades económicas impuestas contra la Alemania derrotada de la Primera Guerra Mundial. En 1919, argumentó que iban a resultar en tal nivel de pobreza y servidumbre que iban a causar un desastre económico en Alemania, seguido por gobiernos totalitarios. Sus predicciones se convirtieron en realidad. Keynes ademas, era alto, dominante, optimista, carismático y confiado. Le gustaba coleccionar arte y tuvo muchísimos amantes de los dos sexos.

Si desea entender la gigantesca influencia que Keynes tuvo y tendrá en el mundo en el que vivimos, solo tiene que ver el disparatado aumento de la deuda pública en casi todos los países desarrollados, o simplemente leer las noticias del día y entender la precaria realidad contable de todos estos países.

Hayek, por el contrario, tenía una personalidad mas apagada y pesimista. Era mas joven que Keynes y nunca perdió su fuerte acento alemán, por lo que no pudo contrarrestar la personalidad arrasante de Keynes, y en los debates, Keynes fue considerado “ganador” por la mayoría. Creo que además la postura de Hayek, (de no intervenir), es menos atractiva para el 75% de los seres humanos cuyos cerebros automaticamente analizan al mundo favoreciendo la vision optimista y cortoplazista.

Tal vez esto resuma bien las creencias de Hayek: En 1974, cuando ya tenia 74 años, recibió el premio Nobel en Economía, tituló su discurso “La Pretension del Conocimiento”, y comentó lo siguiente: “Como economistas profesionales, tenemos por el momento poco motivo para estar orgullosos: hemos hecho un lío”. Se referia al ciclo inflacionario que ya era evidente en gran parte del mundo y implicitamente culpaba a la escuela keynesiana. En caso de crisis, Hayek prefería la austeridad en vez del gasto y aumento de la deuda.

Hayek se describia a si mismo como un “Liberal clasico” y estaba totalmente en contra de la intervención gubernamental en las actividades económicas de los individuos, o en la redistribución de la riqueza acumulada; o sea un amante del mercado libre donde la función del gobierno se limita a implementar protecciones básicas para los individuos menos favorecidos, pero poco más.

La crisis economica de estos últimos años sin duda desnudó la enormidad de la influencia keynesiana en el mundo, pero la deuda extrema existente en tantos países y las consecuencias que traerá, sin duda elevarán el debate entre estas posturas en la próxima década y veremos la primera parte el año que viene en la pelea por la presidencia de EEUU y en muchos otros países que elijen presidente en el 2012.

El debate entre Keynes y Hayek continuará mas caliente que nunca.

Eduardo Brandt 

noviembre 2011 Posted by | ECONOMÍA, Finanzas, La vida en EEUU | Deja un comentario