Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

El mérito de la duda, conclusión: “¿Vida después de la muerte?”

Mirando al mar

La posibilidad de que tal vez no haya nada mas después de la muerte física es para muchos difícil de digerir. ¿Cómo le dice uno a un chico que nunca mas volverá a estar en presencia de su mama? Pero nadie nos puede contar lo que pasa porque no existe ningún caso comprobable de alguien que volvió de la muerte, y hablo de la muerte real, no de una coma, de un paro cardíaco temporario o de una operación quirúrgica bajo el efecto de la anestesia. En realidad nunca nadie volvió, a menos que aceptes que Jesús y Lázaro volvieron a vivir después de varios días muertos. Pero recordemos que si sabes esta historia es porque alguien escribió, años después de que habían ocurrido los supuestos hechos, algo que otro le había contado. Como esta, hay muchas otras historias similares en otras religiones. Es una cuestión de estar dispuesto a aceptar las ideas, no de analizar la evidencia, si no de dar un “salto de fe”.

Una vez aceptada la idea, la calidez que brinda el sentimiento compartido es reconfortante y se vuelve en muchos una parte vital de su existencia. Todos oímos que la fe mueve montañas. Es obviamente figurativo ya que nunca vi una montaña que fue movida por la fe. Ni siquiera una roca. Lo que si es capaz de hacer la fe es movilizar a multitudes de seres humanos. Lo que falta aclarar es cual el rol que nuestro cerebro humano juega en ese caso. En otras  palabras, entender porque la fe no es capaz de mover la roca, pero si mueve a una persona a casi cualquier acción, incluso la de atarse unas bombas en el cuerpo y autodestruirse para matar a otros.

Aclaro que no comparto las ideas de los ateos militantes, aquellos que solo ven la parte mala de las religiones y creencias.  Si bien han sido fuente frecuente de guerras, conflictos y divisiones , creo que el rol de las religiones en el mundo es en su mayoría bueno. La fe casi siempre tiene destinos positivos. Si no existiera la religión, los humanos buscaríamos otra excusa para pelearnos. Por cada historia de maldad, o de manipulación de la fe, hay cientos de ejemplos de aquellos que impulsados por su fe, hicieron grandes obras por la humanidad y de otros que lograron superar enorme adversidad. Además, las religiones unifican las ideas y detienen la propagación de estupideces. La realidad es que los seres humanos somos muy crédulos, y no hay limite a la lista de cosas que somos capaces de aceptar como verdades.

Las religiones hacen que la lista sea mas corta porque exhortan a sus seguidores a no distraerse en otras ideas, y eso, en el balance, creo que es bueno, ya que abundan los que proponen ideas extrañas, detrás de las cuales casi siempre hay un interés económico. Este grupo es variadísimo, y por ejemplo incluye a los curanderos, adivinadores y otros charlatanes místicos, pero también a los promotores de cualquier teoría que no reúne los requisitos mínimos de prueba.

El internet está lleno de aportes de estos personajes, al igual que las librerías y los canales de televisión, hambrientos por mayor audiencia y presupuestos. Cada semana aparece algún documental detallando algún “descubrimiento fantástico” que bajo la lupa no equivale a nada serio.  Incluso Hollywood, que tan bien sabe vender sus películas, aceleró sus esfuerzos de promover todo tipo de idea sobrenatural. Dudo que cambie de rumbo, aprovechando que los antiguos mayas le dieron una mano hasta el 2012. Podrían aunque sea darles a los descendientes de los mayas una tajadita de los cientos de millones de dólares que están ganando.

Por favor, cuestionemos antes de aceptar, exijamos evidencia, pero no nos limitemos a cuestionar  solo algunas ideas, incluyamos todas.  

Muchos creyentes piensan que ya tienen la “única verdad”, tal vez creen que fueron mas sensatos a la hora de elegir y aceptar, o tal vez creen que fueron elegidos por el ente sobrenatural para ser parte de su “rebaño”. Son formas de descartar las creencias de otros, especialmente si esas están en conflicto con las ya tienen. Como fuí religioso creyente, recuerdo que esas son posturas cautivantes, pero en perspectiva me doy cuenta que tenían una fuerte dosis de ingenuidad y arrogancia.

Por eso soy el primero en declarar que no tengo ninguna idea que ofrecer, no se cual es la verdad y además que estoy humildemente dispuesto a recibirla si algún día se presenta con absoluta claridad. Pero no me alcanzan  historias, antiguas o modernas, escritas o verbales, y estoy seguro que si existe un Dios creador y esta leyendo esto, me perdonará mi deseo de pedir algún comprobante, ya que en este mundo operar de otra manera invita a que algunos te saquen ventaja.

Mantengamos una mente abierta, pero pensemos, incluso cuestionemos,  aunque sea brevemente, cada creencia y cada decisión. Vivimos en una época fascinante, la velocidad de los descubrimientos científicos es la mas alta en la historia y nunca la humanidad tuvo un entendimiento del complejo mundo natural como el que existe ahora, aunque todavía falta mucho, muchísimo por entender.

No te lo pierdas, mantiene tu curiosidad y también tu escepticismo.

EMB

Anuncios

febrero 2010 - Posted by | El mérito de la duda, La vida en EEUU

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s