Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

Los problemas de los “desarrollados”

Se viven tiempos extraños, se empiezan a considerar algunas posibilidades, que hasta hace unos pocos años escapaban a la imaginación.

Viniendo de otro país, uno de los tantos considerados “en vías de desarrollo”, que es un poquito mas elegante que “subdesarrollado”, una cantidad de veces me preguntaba porque en este país (EEUU), la vida de una familia promedio era tanto mas próspera que en mi país natal (Argentina), en particular después de la última crisis grande en Argentina, aquella del “corralito” y “corralón” bancario que impedía a individuos y empresas el acceso al dinero que tenían en los bancos. La crisis, que explotó a finales del 2001 y continuó en el 2002, se venía armando por años, ya en 1998 Argentina sufría un recesión muy fuerte con alto desempleo, aumentos en los índices de pobreza y una deuda fiscal que se volvía cada vez mas agobiante.

Si bien Argentina, al igual que la mayoría de los países del mundo tienen una historia de crisis financieras y económicas que se repiten continuamente a través de las décadas, esa en particular fue una de las peores para el país. Y en esa época me preguntaba porque las historias económicas de los dos países eran tan distintas. En EEUU, Bill Clinton ya estaba en su segundo mandato, y aunque él estaba por meterse en problemas por un par de visitas de una chica a su oficina, la economía andaba sobre ruedas y viento en popa. El desempleo era muy bajo, los mercados estaban en suba, había optimismo por todos lados y hasta el presupuesto estaba balanceado. Era fácil encontrar trabajo, y  pagaban bien. Las inversiones rendían, pero el costo de vida se mantenía accesible, la vivienda y los automóviles estaban al alcance de casi todos, y la comida era tan barata que su abundancia era visible en el tamaño de la gente.

¿Pero cual era la razón de estas diferencias de prosperidad entre los dos países y sus habitantes? Podemos mencionar, tecnología, infraestructura, capacidad gerencial, orden económico, fuerza judicial, orden cívico y fiscal, honestidad comercial, seguridad individual y mejor integridad institucional entre otras cosas, y seguramente todos estos factores forman parte de la ecuación. Pero igual, aun computando todos estos factores, no lograba entender la gran diferencia en resultados, ya que al margen de sus limitaciones institucionales, Argentina contaba con muchos recursos humanos y naturales, y EEUU, mas allá de todo lo que hacía bien, también tenía limitaciones como la ineficiencia productiva de una población acostumbrada a la buena vida y al confort y que había dejado de fabricar productos, pero que cada vez los consumía mas.

Ahora que pasaron mas de diez años, un factor importante en la explicación de nuestra prosperidad en EEUU se ha vuelto mucho mas clara. Y es monetaria. La crisis argentina se generó en gran parte por la falta de crédito, el país había vivido unos años “prósperos” gracias a los créditos internacionales, pero cuando los acreedores empezaron a preocuparse, las cosas se complicaron muy rápido porque Argentina  perdió el acceso al  dinero fácil, y los intereses de la deuda existente subieron y empezaron a asfixiar a la economía. Sin salidas viables e inmediatas, el país entró en una crisis que resultó en la devaluación de la moneda y en el “default” de las deudas. ¿Es concebible pensar que puede ocurrir algo parecido en el mundo  “desarrollado”?  Continuará.  

Que siga el credito

Anuncios

enero 2010 - Posted by | America Latina, ECONOMÍA, EEUU, Finanzas

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s