Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

AfgaVietnam

El Presidente Obama completó  una semana un tanto extraña, en la que al mismo tiempo en que aceptó su Premio Nobel de la Paz, dio órden de continuar e incrementar la guerra en Afganistán.

Los analistas en todo el mundo debatieron si el Premio Nobel era una presión del comité noruego, que representa la filosofía de las elites liberales europeas para que evitara el escalamiento de la guerra. Si ese fue el plan, obviamente no funcionó. La realidad es que Obama, fresco en su mandato, ya tiene varias tormentas que afrontar en casa, donde la oposición a juntado fuerzas inesperadas, y a logrado movilizar la opinión pública en contra del presidente. En las encuestas recientes, vemos que Obama ha perdido la confianza de parte del sector centrista que fue vital en su elección.

En realidad, desde que asumió el poder, su tarea ha sido extremadamente difícil, ya que encontró al país metido en la peor crisis financiera en dos generaciones, y un parate económico al que este país no estaba acostumbrado. Al margen de lo que haga o deje de hacer, la re-elección de Obama es poco probable por la situación que el país atraviesa, algo que no se va a solucionar en cuatro años, y será culpado de todo esto, al margen de que se venía gestando por 30 años de deuda, especulación y consumo excesivo.

Y para meterle mas leña al fuego, ahora Obama, presionado por su falta de popularidad y por la fuerza de sus opositores, decidió expandir la guerra en Afganistán, que es poco mas que un territorio enorme, controlado por grupos regionales.  Está falto de la infraestructura mas básica y de identidad nacional, y por cultura y costumbres, desconectado del mundo moderno. Para lograr el objetivo de reconstruir ese país se requeriría una inversión mucho mas larga y grande de lo que el pueblo americano va a aceptar. Este escalamiento tiene demasiadas cosas en común con la experiencia de Vietnam, y pienso que va a terminar en circunstancias similares cuando en unos años el pueblo diga “basta”, al margen de las pretensiones de la industria militar y miedos que esparcen los que fomentan la guerra.

Lo que EEUU no puede permitir es que Al-Qaeda o cualquier otro grupo fundamentalista logre afianzarse lo suficiente como para establecer bases de reclutamiento y entrenamiento de terroristas, como las que tenían antes de los ataques del 9/11, pero con la tecnología actual, no es necesario intentar controlar todo el país para lograrlo. Una fuerza táctica pequeña puede lograr ese objetivo.

La realidad es que muchos afganos, tal vez la mayoría, mantienen sus simpatías provinciales, y sienten poco interés por la unidad nacional o por defender la bandera, por lo que la tarea del ejército de EEUU es mas que complicada.

Este video de 6 minutos muestra la realidad:   http://www.youtube.com/watch?v=O2F80llZ5F4

Anuncios

diciembre 2009 - Posted by | EEUU

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s