Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

Mejor modesto que afluente

En el estricto (y extraño) mercado de hipotecas actual, es mejor ser modesto que afluente. Digamos que usted es un reconocido medico, que tiene una práctica establecida y con antigüedad, un crédito muy bueno y reservas para su cuota inicial. Usted sabe que en este momento  hay oportunidades interesantísimas en el mercado y quiere aprovecharlo para conseguir la casa de sus sueños.

Encuentra una casa espectacular, en excelentes condiciones, en un barrio ideal y con todas las amenidades que se le ocurra y además tiene un descuento muy grande. La casa, que se había vendido en el 2005 por $1,600,000, esta ahora listada por $1,200,000 y el dueño ya le dejo saber, a traves de su agente, que si le ofrece $1,000,000, es suya.

Usted tiene $200,000 en ahorros para su cuota de entrada y va al banco a pedir un préstamo por $800,000. El banco debería prestarle muy contento, no solo por su historial de crédito e ingresos, también porque la casa esta muy rebajada y el el dinero del banco corre poco peligro de no ser repagado.  

Al lado suyo esta otro comprador que también va a solicitar un préstamo hipotecario. El salario de la persona equivale al 20% del suyo, y si bien el historial de crédito no es malo, es bastante mas limitado que el suyo, tanto en la cantidad como en la antigüedad. La persona esta comprando una casa de $300,000 con una entrada del 10%.

Toda lógica diría que el banco debería ofrecerle el mejor préstamo disponible a usted, el doctor, por su historial, ingresos y porque su cuota de entrada es mayor. Pero la realidad es que hoy en dia, el banco le va a ofrecer a la otra persona un préstamo mas rápido, mas economico y a una tasa de interes mas baja.

La explicación para esta estupidez de criterio es que su préstamo de $800,000 sobrepasa los limites “conforming” que establece Fannie Mae, por lo que entra en la categoría de “Jumbo” y tienen por ahora un mercado de reventa mucho menos liquido. Los limites normales de prestamos que se adaptan a las normas de Fannie Mae para una casa son de $417,000, aunque en zonas de alto costo llegan hasta los $625,500.

Los afluentes no son los únicos que tienen problemas obteniendo créditos hipotecarios, el mercado para los inversionistas y los extranjeros están aun peor. Los bancos, que hasta hace poco prestaban dinero con un libertinaje total a acreedores sin ingresos ni historial de crédito, ahora cierran las puertas a acreedores de muy alto nivel.  

O sea, pasan de idiotez a idiotez.

Esto ha creado un inventario muy alto de casas de lujo, y los dueños mas necesitados están dando descuentos grandes a los pocos afortunados que pueden comprar sin depender de los caprichos bancarios.

Esta no le sirve al banco

Esta no le sirve al banco

Anuncios

julio 2009 - Posted by | ECONOMÍA, EEUU, Finanzas

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s