Se permite pensar

Hagamos preguntas, la ignorancia es cara

Un momento seminal

Creo que este período que estamos viviendo en EEUU va a ser el último de un ciclo. Y este ciclo pasara a la historia y será recordado por que lo caracterizó la adquisición en exceso de bienes colaterizados .  Hablando mas claro, me refiero a las compras financiadas, la costumbre de comprar ahora y pagar después, que se extendió a todos los sectores de la economía, ya sea que la compra de zapatos con la tarjeta de crédito (a menos que el balance fuera cancelado a fin de mes), o la adquisición de una compañía por otra, a través de la originación de deudas, llamada en ingles LBO (Leveraged Buy Out).

 

Estas modalidades empezaron hace mas de 25 años, pero como todas las otras manias, fue creciendo de a poco. Por ejemplo, si bien los prestamos hipotecarios existen hace mucho, en los últimos 20 años vimos la evolución de un préstamo regular con un 20% de cuota de entrada, luego a un 10%, luego a un $0 de entrada, y luego a la extension de este tipo de beneficios aún para la compra de propiedades de inversión y la posibilidad de obtnerlos sin demostrar ingresos proporcionales a la deuda. Este ejemplo se repitió con la compra de automóviles y todo tipo de crédito. Las invitaciones a pedir prestado llenaban los buzones de correo. Al final del ciclo, los excesos acumulados fueron tan grandes, que estaremos pagando los platos rotos por muchos años.  

 

Pero ahora estas costumbres están pasando de moda rápido, a favor de una FRUGALIDAD NUEVA, donde los consumidores se aguantan las ganas de comprar hasta que puedan pagar por el producto con sus propios ahorros, como ocurría antes. Lamentablemente fue necesaria esta crisis enorme para que el momento seminal pudiera ocurrir. Lo que todavía no está claro es como termina el cuento.  

 

Como una referencia podemos utilizar el caso de Japón. En la década de los 1980s, ese país era el del modelo económico  a envidiar. La economía crecía rápidamente y los precios de las acciones y también de los inmuebles se duplicaban. Los bancos prestaban con total facilidad, y la gente compraba e invertía en activos.  El 29 de Diciembre de 1989 el índice Nikkei 225 tocó las nubes y se cerró a 38,915, pero los festejos terminaron rapido y empezaron los llantos y problemas. Hoy, 19 años después,  el Nikkei 225 anda cerca de 8,300. Algo similar ocurrió con el mercado inmobiliario japonés. Y desde entonces, los japoneses se dedicaron a ahorrar mas y gastar menos, lo que paradójicamente significo que la economía y los mercados norteamericanos tuvieron mucho mejor rendimiento que los japoneses desde 1989.

 

Pero ahora estamos en el 2008, el consumidor norteamericano promedio tiene deudas equivalentes al 117% del ingreso promedio anual y no puede mas, además, los bancos están quebrados y ahora son los japoneses los que tiene ahorros para invertir y consumir. ¿Se animarán finalmente? ¿Y en EEUU, cuanto durara la sequía?. Personalmente pienso que de esta no saldremos rápido, ojalá me equivoque.   

200506202102301 

Anuncios

diciembre 2008 - Posted by | ECONOMÍA, EEUU, Finanzas, La vida en EEUU

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s